REGRESAR

Nutrición en ponedoras: lo que debemos saber de la etapa de producción

18 / 11 / 2019

En la industria avícola de huevos, existen retos productivos consecuentes con el aumento de la demanda, de la necesidad de la eficiencia y de los retos sanitarios, que deben comulgar con estándares genéticos, como mayor número de semanas productivas, mayor viabilidad, mejora en la conversión, mayor tamaño de huevo, mayor número de huevos / ave alojada, y mayor masa por ave a 80 y 90 semanas 

¿Qué debemos tener en cuenta, desde la nutrición, para esta etapa? Le contamos aquí. 

Por Equipo Técnico Premex 

Retos nutricionales en la producción 

Después de seguir las recomendaciones propuestas para las etapas de cría y levante ver artículo aquí 

Nutrición en ponedoras: lo que debemos saber sobre las etapas de cría y levante

Lo primero que debo hacer para esta etapa de producción es definir el propósito central, ¿qué quiero? ¿mejorar la conversión? ¿o quiero apuntar más a un buen tamaño de huevo? ¿busco apuntar a los dos retos? Sabemos que estas son decisiones que van a depender del mercado al que llega el productor avícola. Lo importante es tener presente, que antes de empezar a formular, debemos conversar sobre estos propósitos.

Si definí que mi prioridad será tener un buen tamaño de huevo, es preponderante que el productor realice una buena selección de la genética del ave ponedora, que cumpla sus expectativas en cuanto a este ítem, ya que desde el entorno de crianza en granja, este aspecto se podría influenciar o mejorar desde el manejo, con la obtención de un ave en levante, con una condición corporal de mayor peso, un comienzo de la madurez sexual más tardío, o un cambio en su programa de luz al comienzo de producción. 

Desde el área de la nutrición, se puede mejorar el perfil lipídico, al emplear ingredientes como son los aceites con un mejor perfil lipídico, tales como: soya, girasol y maíz. También se logra subiendo los niveles de cisteína, partiendo de una mayor cantidad de metionina, el aminoácido precursor de la cisteína, que al final, incrementa el peso del huevo al aumentar la participación en la dieta de los aminoácidos azufrados. Es decir, al subir la cantidad de metionina en la dieta, activamos la generación del aminoácido cisteína e incrementamos la participación de los aminoácidos azufrados. En países como Colombia y Ecuador, donde la comercialización del huevo se compra por categorías, es importante tener presente los puntos explicados anteriormente. 

Si definí que mi prioridad será mejorar la conversión, este parámetro se puede impactar de dos vías: uno, mejorando la producción de huevos o bien reduciendo el consumo de alimento, lo ideal es mantener un equilibrio entre la nutrición aportada en cada fase metabólica del ave en su ciclo productivo, para garantizar un buen comienzo de producción y una excelente persistencia en el ciclo de postura. No es una regla que el alimento más costoso sea el del mejor resultado económico como tampoco es tan cierto que el alimento más económico sea el que mejor se comporte.

El alimento ideal es aquel que le brinda a nuestra gallina ponedora los nutrientes necesarios para su mantenimiento y para realizar su producción de huevos. Es también importante para mejorar este parámetro zootécnico considerar las variables de manejo que acompañen la nutrición como las condiciones ambientales y de infraestructura que complementan la eficiencia de suministro de alimento y productividad.

En general, se trata de formular siempre con base en la ingesta de nutrientes, es decir, debemos darle a la gallina lo que necesita de acuerdo con su nivel de consumo y con su etapa productiva. La nutrición depende, más que de la edad, de la eficiencia nutricional del ave. Si no come mucho, yo debo diseñar una dieta para eso. Todo va a depender, teniendo en cuenta las necesidades de cada una de las etapas productivas del ave, se personaliza su composición nutricional.

Hoy buscamos a partir del estudio de: la fisiología de las aves, los requerimientos nutricionales, y el análisis de la datability productiva; que el ave aproveche eficientemente cada nutriente del alimento formulado, para así entonces distribuir de manera inteligente el alimento, según el requerimiento en diferentes periodos del día, para la producción de huevo, desde la albúmina hasta las membranas calcáreas, la yema, y fundamentalmente la calidad de la cáscara.

¿Cómo nos beneficia este método de eficiencia nutricional?

-Entregamos los nutrientes esenciales en el momento específico, logrando suplir los requerimientos de la gallina en el proceso de formación del huevo con una producción más rentable

-Nos permite alargar la vida productiva de la gallina ponedora, aportando más huevos por ave alojada y por lo tanto, incrementa la producción de huevo comercial: el productor entrega más cantidad al mercado.

-Contamos con una mayor viabilidad.

-Tenemos una mejor amortización de la inversión inicial. 

-Optimizamos el uso del calcio.

-Mejoramos la conversión gramo/huevo. 

-Disminuimos el costo productivo y mejoramos la sostenibilidad del negocio. 

-Optimizamos el consumo de nutrientes, mejoramos la calidad ambiental

Trabajemos para que el aporte de nutrientes no solo nos sirva para el desempeño productivo, sino para el buen desempeño a lo largo de la vida y para la longevidad misma.

Impacto del peso y uniformidad de la polla en producción

Carrizo y Lozano, 2007. 

¿Qué herramientas necesitamos para implementar este método?

Conocer el valor nutricional de los alimentos y las materias primas. Analizar con apoyo del Laboratorio de Análisis Químico Premex, para balancear con mejor precisión. Debemos contar también con herramientas analíticas e internet de los animales para conocer la información oportuna de los datos productivos de la granja: producción diaria, consumo de alimento, peso semanal del ave, peso y clasificación del huevo. 

La nutrición hoy es holística, funciona como sistema integral y depende de múltiples variables. Por eso debemos comprender que factores como la temperatura ambiental, la humedad relativa, la densidad (en jaula y en piso - área comederos-), la luz e intensidad lumínica, la sanidad, los factores de estrés y los niveles de energía en la dieta, también son algunos de los que más inciden en el desempeño de las aves. 

Calcio y fósforo: ¿cómo debe ser el aporte de estos minerales claves? 

Debemos tener en cuenta que el aporte de calcio sí va en función de la edad. Generar el calcio medular, dos semanas antes de la puesta, entre semana 17 y 18, o en los lotes que arrancan más temprano, entre semana 16 y 17, es crucial. Las casas genéticas nos dan unos parámetros de cómo debe ser la cantidad de calcio, procuremos seguirlas para lograr mejores resultados.

Es importante tener buenas fuentes de fósforo. Si estamos pensando en longevidad de ave y en calidad de cáscara, hay que procurar revisarlas. Hay mucha variedad en cuanto a su biodisponibilidad, es necesario saber de dónde provienen. Se recomienda que la relación calcio-fósforo se ubique entre 10 y 12. Cuidar la solubilidad del calcio también será relevante.

Aquí entregamos algunas recomendaciones: 

Tamaño de las partículas (mm) 

Retención de calcio en la molleja (g) 

0,5 - 0,8

0,79 d

1,0 - 2,0

4,52 c

2,0 - 2,8

6,24 b

3,3 - 4,7

7,87 a

¿Cómo debe ser el tamaño de partícula del alimento? Lo idóneo es que sea de una presentación gruesa, de más de 1.100 micrones en la molienda.

¿Cuáles son las funciones principales de los nutrientes en la etapa de producción?

-Proteína /Aminoácidos: cuando tenemos una producción decreciente, y para incrementar el tamaño del huevo. 

-Energía: cuando queremos aumento de peso, pero siempre cuidando que sus niveles no nos hagan decrecer la producción.

-Calcio y Fósforo: que como decíamos, depende de la edad del ave y no de la producción. Alternativas como el buen manejo del fotoperiodo también son de gran apoyo para mejorar el consumo al inicio de producción. Hemos unido tecnologías innovadoras con el mundo de la producción de la proteína animal, y lo hemos hecho simple, llegando a un método de eficiencia, enfocado en que la ingesta de nutrientes esté de acuerdo con la ingesta efectiva del ave y según este planteamiento concluimos con los que consideramos son las acciones más importantes en la nutrición de ponedoras hoy: 

-Entender al ave y sus hábitos de comportamiento (horario).

-Tener un manejo juicioso de la información, donde registremos la evolución de los parámetros zootécnicos para una mejor toma decisiones.

-Evaluar el crecimiento de las aves no solo por el parámetro peso y uniformidad, también por la alometría de órganos, el comportamiento de la ganancia de peso, entre otras.

-Tener en cuenta que el desarrollo óseo y el manejo de micronutrientes es importante.

-Saber que el periodo de transición levante- postura es una etapa crítica. Ver aquí Nutrición en ponedoras: lo que debemos saber sobre las etapas de cría y levante

-Estar conscientes de que los buenos productores de huevos son los que tienen buen manejo nutricional y no necesariamente las mejores fórmulas de alimento.

Siempre tenemos una nueva oportunidad para hacer mejor las cosas, juntos. Nos sentimos orgullosos de ser partícipes en la industria de proteína animal, que hoy tiene nuevos retos, y que es de absoluta importancia para nutrir el bienestar y el futuro de la humanidad.

¿Quieres saber más de la nutrición de ponedoras en la etapa de producción?

Contacta a uno de nuestros consultores técnicos y recibe más información sobre la nutrición en ponedoras aquí 

¿Tienes dudas? 

Te invitamos a contarnos cuáles son, comentando este artículo, o enviando un mensaje a través de nuestro formulario de contacto. También puedes interactuar con nosotros, a través de nuestras redes sociales:

Facebook

Instagram

Twitter

Linkedin

¿Te gustó el articulo? Compártelo


18 Nov 2019

Nutrición en ponedoras: lo que debemos saber de la etapa de producción

Nutrición en ponedoras: lo que debemos saber de la etapa de producción



25 Sep 2019

Nutrición en ponedoras: lo que debemos saber sobre las etapas de cría y levante

Nutrición en ponedoras: lo que debemos saber sobre las etapas de cría y levante