REGRESAR

Micronutrición en etapas críticas de las ponedoras

29 / 04 / 2020

Nos encontramos frente a uno de los retos más importantes de nuestra industria hoy. La nutrición en las aves ha aumentado sus niveles de exigencia, producto de varios desafíos, entre ellos, la necesidad de alimentar a más personas, usando de manera cada vez más eficientes los recursos. Para esto se nos invita a enfocarnos en la nutrición de alta precisión, que debería ser, además, un constante reto en la nutrición animal hoy.

¿Cuáles son las recomendaciones claves para la nutrición de alta precisión, y especificamente del manejo de micronutrientes en ponedoras de huevo comercial? Le contamos las propuestas aquí

Por Equipo Técnico Premex

Todos los nutrientes son importantes para el alto desempeño que las genéticas nos están brindando. Energía, aminoácidos, vitaminas, minerales y perfil lipídico son los nutrientes que comúnmente conocemos como esenciales para la dieta de nuestras aves productoras de huevo comercial.

Cuando estamos ante el reto de la nutrición de precisión, es importante evaluar estos nutrientes desde su composición, funcionalidad, biodisponibilidad y cinética en el organismo. Todo esto para llegar a ser exactos en los niveles requeridos por cada una de las etapas del desarrollo y producción de las aves. De este modo evitamos el desperdicio en las heces de micronutrientes como son vitaminas, minerales y aminoácidos.

En este sentido, cobra relevancia la evaluación de materias primas. Su evaluación y caracterización frecuente nos permite identificar la composición de nuestro alimento y así saber cuál es la cantidad aportante de cada uno de los ingredientes involucrados en la dieta.

De esta manera cumplimos las demandas nutricionales de las aves teniendo en cuenta las exigencias del mercado comercial que debemos abastecer, así como el estatus sanitario que nuestras aves tengan,sumado a otros factores que pueden influenciar la optimización de los requerimiento de nutrientes, como el nivel de energía real de la dieta, la temperatura ambiental, la masa de huevo diaria, y la densidad de aves en jaulas y/o en piso (Rhodimet NG, 2013).

En nutrición tenemos dos categorías de nutrientes: los macronutrientes y los micronutrientes. Los macronutrientes son los que suministran la mayor parte de la energía metabólica del cuerpo, mientras que los micronutrientes son las vitaminas y minerales que son necesarios en cantidades más pequeñas para el correcto funcionamiento del organismo.

De igual manera, encontramos que, dependiendo de la especie, tendremos unos nutrientes más limitantes que otros. Para el caso de las aves ponedoras estos nutrientes limitantes son aquellos que son de mayor necesidad metabólica para lograr un excelente performance zootécnico y que para alcanzar esta eficiencia productiva van a tener un mayor costo en el balance general de la dieta. Para esta especie, los nutrientes limitantes son metionina, lisina, fósforo y energía. (Rogstano.2018)

Al realizar un análisis de tendencias en el comportamiento productivo de las aves ponedoras, hemos encontrado que las fases de más demanda de nutrientes son en la cría, en el levante, en el inicio de producción y en el fin de ciclos productivos. En estas etapas del ave, por ende, tienenmayor relevancia las deficiencias de micronutrientes.

Es en este sentido que las prácticas de manejo, cambios fisiológicos y modificaciones genéticas nos hacen revisar nuestros logros en estas etapas para poder tener un ave ponedora altamente eficiente y longeva.

Lo primero que debemos revisar, es ver cómo estamos construyendo nuestra ave durante las primeras 8 semanas de vida, edad en la que se considera que se fija “la talla del ave”, de ahí la importancia de lograr los pesos que nos pide la genética durante este periodo.

Si el peso no se logra, es oportuno revisar la ingesta de nutrientes acorde con los consumos que las aves manifiestan en campo, y de no lograrse los consumos esperados, es necesario considerar implementar dietas más densas que garanticen el suministro de nutrientes en su totalidad.

No solo se trata de energía y proteína, es necesario llegar a un balance adecuado de aminoácidos, vitaminas y minerales; así como buscar estrategias efectivas de alimentación para lograr el objetivo de consumo y uniformidad de la parvada.

En el periodo de transición (fase de levante a producción), la etapa más crítica para el ave, en términos de consumo de micronutrientes, los factores asociados al manejo juegan un papel preponderante en el consumo efectivo de alimento, en la producción de huevos y ganancia de peso, sumados a la uniformidad del lote, evidencian los logros que estamos obteniendo en la crianza del ave como futura ave ponedora.

Lotes con alta desuniformidad complican el aporte adecuado de minerales y nutrientes efectivos acordes con el desarrollo fisiológico de las aves ¿Qué medidas tomar ante un lote desuniforme?

Nuestra recomendación es implementar una dieta densa que brinde los nutrientes requeridos para la fase productiva del ave ponedora, sin dejar de lado el balance idóneo de micronutrientes.

Cuando hay dificultades, se pueden generar problemas como la urolitiasis en aquellas aves de baja condición corporal, pero rara vez se manifiesta, porque el ave tiene la propiedad de consumir aquello que ella necesita y no consumirá partículas de calcio grueso por no requerirlo en su momento, es decir el ave se regula en su consumo de este mineral. En cambio, sí estaríamos protegiendo aquellas aves que han empezado su producción con el suministro de una dieta idónea en aporte de nutrientes macro y micros.

El otro factor de manejo preponderante es el programa de luz que se contemple trabajar, el cual genera un impacto considerable en el cambio hormonal de las aves y en la demanda de minerales y la fisiología ósea de la misma. De ahí que sea importante revisar el programa de luz y de alimentación, y que estos dos estén sincronizados.

 Otro problema que se evidencia en campo, es la rotación de alimentos durante la fase productiva del ave. Si bien lo ideal es mantener la producción, no debemos concentrarnos solamente en el aporte de macronutrientes, que se hace preponderante a medida que el ave crece, es necesario hacer también ajustes de aportes de minerales.

Al mencionar minerales, no me refiero solamente al mineral calcio. Existen otros minerales que cumplen un papel importante en el ave ponedora como son fósforo, sodio, potasio, magnesio, manganeso, cobre y zinc.Entre las múltiples funciones que intervienen está la formación normal del esqueleto, en el desarrollo metabólico correcto, en el crecimiento y sustitución de los tejidos, y la regulación de la presión osmótica de la sangre.Por tal razón, los nutricionistas están entendiendo que los niveles y la fuente de minerales tienen un gran rol en la formulación de la dieta para optimizar la producción (Johnson y Fakler, 1998).

Durante la calcificación, una fracción del calcio medular es movilizada liberando iones de calcio y fosfato en el torrente sanguíneo. La reconstrucción del calcio óseo requiere el suministro de fósforo, por tanto, los requerimientos de fósforo dependen de la demanda de calcio almacenado en los huesos, la forma en la que el fósforo es suplementado en la dieta y en el tipo de alimento.

Una deficiencia en fósforo puede originar una desmineralización del esqueleto de las gallinas, lo cual puede con el tiempo causar fatiga de la gallina en jaula, disminuir la producción de huevos e incrementar la mortalidad. El exceso de fósforo tiende a tener un efecto negativo sobre la calidad de la cáscara.

Se recomienda reducir la cantidad de fósforo al final del ciclo de producción, para mejorar la calidad de cáscara. Las recomendaciones de fósforo deben tener en cuenta las variaciones significativas en contenido de fósforo de las materias primas y su calidad, así como también la disponibilidad de fósforo fítico, que en mayor parte está relacionado con la presencia de fitasas naturales o adicionadas.

Otro punto que debemos considerar en la nutrición mineral es el balance electrolítico, la deficiencia de sodio puede desencadenar el canibalismo, de igual modo, está también relacionada con una debilidad general del organismo, picaje de plumas, y disminución de la producción de huevos. Un exceso de sodio puede ser responsable de una baja en la calidad de la cáscara y sobre-consumo de agua.

Por otro lado, una deficiencia de cloro inducirá una reducción del consumo, llegando hasta un rechazo total del alimento. Se ha demostrado que minerales tales como zinc, selenio, hierro y cobre, pueden influir en varios componentes de la inmunidad innata, pues estos juegan un papel importante en la alteración de la lesión por radicales libres de los tejidos, y con esto las células fagocíticas producen oxidantes reactivos como parte de la defensa contra agentes infecciosos.

Las deficiencias de zinc, cromo y cobre pueden reducir la función de las células asesinas naturales (NK) (Piquer-Vidal, 1995). Durante más de 40 años, la investigación sobre la nutrición de minerales traza ha conducido al desarrollo de minerales orgánicos más bio-disponibles, algunos de los cuales han sido aprobados para ser usados en aves.

Hoy en día, los minerales quelatados (Cu, Fe, Mn y Zn) y Selenio orgánico, están tomando mucha relevancia no solo en la nutrición de aves reproductoras, sino también en las aves comerciales, para mejorar la biodisponibilidad de estos minerales metabólicamente, apoyando una mejor disponibilidad de estos en los procesos metabólicos, y generando en el ave múltiples beneficios como los que vemos en la tabla.

En el campo de las vitaminas se hace muy difícil determinar sus necesidades. Las investigaciones generalmente requieren mucho tiempo para ser completadas y tienen un alto costo. Los más recientes requerimientos de vitaminas oficialmente publicados son aquellos del NRC (1994). Además, existe una extensa variación en las recomendaciones de vitaminas de acuerdo con el efecto del medio ambiente (Ward, 1993) tal es el caso de las condiciones de crecimiento y manejo, enfermedad, consideraciones de dietas y genética del ave. Los valores más elevados pueden ser recomendados cuando las condiciones de las aves son desafiantes, por ejemplo: el caso de altas densidades y desafíos microbiológicos severos internos y externos.

La mayoría de las vitaminas desempeñan papeles importantes en el desarrollo del sistema inmune y de los mecanismos de respuesta inmune. En particular, las vitaminas A, E y C y los carotenoides (precursores de la vitamina A),han demostrado su capacidad para proteger a las células de la oxidación de radicales libres, así como reducir los efectos perjudiciales de los eicosanoides (prostaglandinas, leucotrienos y tromboxanos), y para mejorar la respuesta inmune humoral y celular al desafío de la enfermedad (Fenucci y Fernández, 2004).

Por lo expuesto, es indispensable no dejar de lado ni por fuera del radar, el adecuado balance de estos micronutrientes que por las cantidades tan mínimas en que participan en las dietas de nuestras aves ponedoras pueden ser dejados en el olvido, generando ineficiencias productivas no deseables.

El buen manejo de micronutrientes es fundamental para alcanzar el reto de la nutrición de alta precisión, en el que participan múltiples variables en la producción, y que por ende implica un trabajo integral, en el cual la nutrición esté conectada y acorde con las buenas práticas de manejo técnico, el uso de tecnologías, analítica e internet de los animales, y por supuesto de un muy buen trabajo en salud y sanidad.

¿Quieres saber más de micronutrición en etapas críticas de las ponedoras?

Contacta a uno de nuestros consultores técnicos y recibe más información aquí 

¿Tienes dudas? 

Te invitamos a contarnos cuáles son, comentando este artículo, o enviando un mensaje a través de nuestro formulario de contacto. También puedes interactuar con nosotros, a través de nuestras redes sociales:

Facebook

Instagram

Twitter

Linkedin

También puede interesarte 

Nutrición en ponedoras: lo que debemos saber de la etapa de producción

Nutrición en ponedoras: lo que debemos saber de las etapas de cría y levante.

¿Te gustó el articulo? Compártelo


29 Abr 2020

Micronutrición en etapas críticas de las ponedoras

Micronutrición en etapas críticas de las ponedoras

28 Abr 2020

Memorias webinar: gestionar la crisis para modelar el futuro

Memorias webinar: gestionar la crisis para modelar el futuro